fbpx

Dedicados a Seguridad Nacional

El comercio marítimo entre EE.UU. y Puerto Rico le provee beneficios de seguridad nacional tanto a los EE.UU. como a Puerto Rico al mantener un astillero robusto con marinos adiestrados que proveen servicios de defensa nacional para apoyar las operaciones militares en tiempos de guerra y de paz.

La Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de los EE.UU. (GAO, por sus siglas en inglés) declaró recientemente que “Según oficiales del Departamento de la Defensa (DOD, por sus siglas en inglés), en la medida en que los mercados de la Ley Jones [como Puerto Rico] sean incapaces de mantener una flota de reserva viable, el DOD tendría que incurrir en costos adicionales sustanciales para mantener y recapitalizar una flota de reserva propia”.

Las conclusiones de la GAO también son consistentes con la sección 3503 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2015, que describe los beneficios de seguridad nacional “incuestionables” de la industria marítima nacional y ofreció un fuerte apoyo a la Ley Jones. Esos beneficios son particularmente evidentes y relevantes en Puerto Rico ahora, cuando dos de las principales compañías navieras estadounidenses están invirtiendo cientos de millones de dólares en barcos contenedores modernos con tecnología de vanguardia para el comercio puertorriqueño que elevarán aún más la flota nacional estadounidense. Hacer cambios a la Ley Jones para Puerto Rico socavaría esas inversiones, desgastaría la confianza en los mercados de construcción naval nacional, y reduciría las oportunidades de las empresas estadounidenses para construir más barcos americanos, lo cual tendría un impacto perjudicial sobre la base industrial y la seguridad nacional de los EE.UU.