fbpx

LO QUE DEBE SABER

Existe mucha información errónea acerca de la industria marítima; resulta crítico separar los mitos de la realidad. La industria marítima presta un servicio fiable de entrega de bienes, así como empleos con un salario para familias, y desempeña un papel crucial en la seguridad nacional. Existen muchas ideas equivocadas acerca de la industria marítima y la Ley Jones, por lo que resulta crítico separar los mitos de la realidad. A continuación figuran cinco datos concretos acerca de la Ley Jones y el sector marítimo de EE. UU. y Puerto Rico.

SOLO LOS BIENES TRANSPORTADOS ENTRE PUERTO RICO Y EL TERRITORIO CONTINENTAL DE ESTADOS UNIDOS ESTÁN SUJETOS A LA LEY JONES.

Según esta ley, el puerto de San Juan no es distinto de ningún otro puerto estadounidense. La mercancía puede importarse y exportarse de cualquier parte del mundo y se puede comerciar con cualquiera en cualquier momento. Según la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de EE. UU. (GAO, por sus siglas en inglés), en 2011 dos tercios de las embarcaciones que prestaron servicio a Puerto Rico eran extranjeras. Un total de 55 transportistas extranjeros distintos importaron cargamento a Puerto Rico en un solo mes, según un ejemplo citado por la GAO. En la mayoría de los casos, los transportistas estadounidenses hacen su entrega desde el puerto de origen al puerto de destino, mientras que los transportistas extranjeros solo ofrecen servicios de puerto a puerto. Esto significa que, con un transportista extranjero, los clientes puertorriqueños tendrían que hacer los arreglos necesarios para su propio transporte terrestre.

COMPARAR EMBARCACIONES ESTADOUNIDENSES SUJETAS A LA LEY JONES CON UNA EMBARCACIÓN EXTRANJERA ES COMO COMPARAR “CHINAS CON BOTELLAS”.

La mayoría de los países que realizan actividades de comercio extranjero cuentan con leyes de cabotaje que se aplican a la aviación, al sector marítimo, a los ferrocarriles y a los camiones. Según un estudio de la GAO, las embarcaciones extranjeras no están sujetas a impuestos de EE. UU. ni a las leyes de inmigración y seguridad de ese país, entre otras. Las embarcaciones extranjeras que operan en el comercio nacional estarían sujetas a las mismas leyes que las embarcaciones estadounidenses, lo cual afectaría drásticamente los ahorros percibidos. Según la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO): “Los transportistas extranjeros que operan en el comercio costero de EE.UU. podrían verse obligados a cumplir con otras leyes y reglamentos de EE. UU., lo cual podría incrementar el costo de los transportistas extranjeros y las tarifas que estos cobran”.

 

LA LEY JONES GARANTIZA QUE EL SERVICIO ENTRE ESTADOS UNIDOS Y PUERTO RICO SEA CONSTANTE Y CONFIABLE.

Muchos bienes importados por Puerto Rico son bienes perecederos, por lo que la entrega puntual es importante. Los transportistas sujetos a la Ley Jones cumplen con las demandas en tiempo real de los administradores de inventario importado en la Isla que dependen del envío rápido para suplir sus comercios, en lugar de almacenar las reservas en el almacén. Según un estudio de la GAO sobre el impacto de la Ley Jones en Puerto Rico: “Si la Ley Jones se suspendiera, los transportistas extranjeros que actualmente prestan servicio a Puerto Rico como parte de una ruta comercial con múltiples paradas probablemente continuarían con este modelo para ajustarse a otras rutas de transporte desde y hacia otros destinos del Caribe o del mundo, en lugar de prestar un servicio exclusivo entre Estados Unidos y Puerto Rico, según lo dispone actualmente la Ley Jones. Al extenderse las rutas debido a múltiples paradas en varios puertos, se dificulta garantizar que el servicio programado sea sistemáticamente confiable, pues los transportistas podrían exponerse a retrasos por condiciones climatológicas o en los puertos e incluso podrían, en ocasiones intencionadamente, saltarse algún puerto para recuperar tiempo de viaje perdido”.

 

LOS COSTOS DE TRANSPORTE NO SON NECESARIAMENTE MÁS ALTOS EN PUERTO RICO CUANDO SE UTILIZAN EMBARCACIONES SUJETAS A LA LEY JONES, SEGÚN LA GAO.

El estudio de la GAO concluyó que existen demasiados factores que afectan el costo del transporte y, en última instancia, el costo de los bienes de consumo en Puerto Rico como para que se pueda identificar un costo concreto de la Ley Jones, de haberlo. La GAO completó el estudio más significativo de la Ley Jones en Puerto Rico con una fuente independiente sin agenda partidista realizado hasta la fecha; en este, se declaró específicamente que no se podía cuantificar un incremento en concreto en el costo del transporte debido a la Ley Jones. Con los transportistas extranjeros en Puerto Rico, los clientes tendrían que hacer arreglos de transporte terrestre y costearlo ellos mismos. Asimismo, debido a que los transportistas estadounidenses reciben fechas de entrega preferenciales, el costo para el cliente final podría ser sustancialmente mayor con los transportistas extranjeros.

 

LOS COMERCIOS PUERTORRIQUEÑOS QUE DEPENDEN DE LA EXPORTACIÓN E IMPORTACIÓN SE ENCUENTRAN ENTRE LOS MÁS COMPETITIVOS EN ESTADOS UNIDOS E INVIERTEN EN NUEVAS EMBARCACIONES PARA SATISFACER LAS DEMANDAS CRECIENTES DEL ESTADO LIBRE ASOCIADO.

Según la GAO, las tarifas que pagan los comercios exportadores e importadores en Puerto Rico se redujeron entre los años 2006 y 2010. Las empresas transportistas nacionales principales que prestan servicio a Puerto Rico se encuentran entre las más grandes y exitosas en Estados Unidos. Estas empresas invierten hoy en día cientos de millones de dólares en nuevas embarcaciones con tecnología avanzada e infraestructura para prestar un mejor servicio al Estado Libre Asociado. Las empresas y los ciudadanos puertorriqueños se benefician de la agresiva competencia y el compromiso de las empresas transportistas estadounidenses.

––