fbpx

LO QUE DEBE SABER

Existe mucha información errónea acerca de la industria marítima, pero resulta crítico separar los mitos de la realidad. La industria marítima presta un servicio fiable de entrega de bienes, así como empleos con un salario para familias, y desempeña un papel crucial en la seguridad nacional. Además, no evita que las embarcaciones con bandera extranjera lleven bienes a la isla. A continuación, figuran hechos concretos acerca de la Ley Jones, también conocida como la Ley de Cabotaje, y el sector marítimo de E.E. U.U. y Puerto Rico.

EMBARCACIONES CON BANDERA EXTRANJERA PUEDEN LLEVAR BIENES A PUERTO RICO.

Cualquier embarcación extranjera puede visitar Puerto Rico. Bajo la ley, el puerto de San Juan no es distinto de ningún otro puerto estadounidense. La mercancía puede importarse y exportarse desde cualquier parte del mundo y se puede comerciar con cualquiera en cualquier momento. Según la Oficina de Contraloría del Gobierno de E.E. U.U. (GAO, por sus siglas en inglés), en 2011 dos tercios de las embarcaciones que prestaron servicio a Puerto Rico eran extranjeras. Un total de 55 transportistas extranjeros distintos importaron cargamento a Puerto Rico en un solo mes, según un ejemplo citado por la GAO. En la mayoría de los casos, los transportistas estadounidenses hacen su entrega desde el puerto de origen al puerto de destino, mientras que los transportistas extranjeros sólo ofrecen servicios de puerto a puerto. Esto significa que, con transportistas extranjeros, los clientes puertorriqueños tendrían que hacer los arreglos necesarios para su propio transporte terrestre insular.

LA LEY JONES GARANTIZA QUE EL SERVICIO ENTRE ESTADOS UNIDOS Y PUERTO RICO SEA PUNTUAL, CONSTANTE Y CONFIABLE

La industria marítima estadounidense nacional tiene 25 embarcaciones bajo el marco de la Ley Jones que transportan cargamentos a la isla eficiente y económicamente. Las embarcaciones nacionales rutinariamente utilizan contenedores de 53 pies, los cuales aumentan la capacidad de carga en más del 40% comparado ello con los contenedores internacionales estándares.

Muchos bienes importados por Puerto Rico son bienes perecederos, por lo que la entrega puntual es importante. Los transportistas sujetos a la Ley Jones cumplen con las demandas en tiempo real de los administradores de inventario importado en la Isla que dependen del envío rápido para suplir sus comercios, en lugar de almacenar las reservas en el almacén. En camino a Puerto Rico, los transportistas extranjeros rinden servicio a Puerto Rico como parte de múltiples rutas comerciales – y no proporcionan servicio exclusivo. Las rutas comerciales multipuertos más largas hacen difícil asegurar que el servicio programado será sistemáticamente confiable pues los transportistas podrían exponerse a retrasos por condiciones climatológicas o retrasos en los puertos e incluso podrían, en ocasiones intencionalmente, saltarse algún puerto para recuperar tiempo de viaje perdido.

 

LA LEY JONES NO TIENE REPERCUSIONES SOBRE EL COSTO DE ENVIAR BIENES A PUERTO RICO

Algunos podrían decir que la Ley Jones aumenta el costo de los envíos – y que los costos de las importaciones son tan altos en Puerto Rico como en las islas vecinas. No hay ningún estudio que respalde esta afirmación de ninguna manera. De hecho, la evidencia sobre las tarifas de envío indica que es todo lo contrario. Las tarifas de envío desde Estados Unidos continental a Puerto Rico son más bajas que a cualquier otro lugar en el Caribe. Un análisis muestra que es un 40% más costoso enviar productos desde el territorio continental de E.E. U.U. en embarcaciones extranjeras a las Islas Vírgenes de E.E. U.U. (no sujetas a la Ley Jones) que en los buques sujetos a la Ley Jones a Puerto Rico. Obtenga más información aquí.

 

EL SECTOR MARÍTIMO DE E.E. U.U. Y PUERTO RICO MANTIENE FRESCOS A LOS ALIMENTOS Y LOS BIENES Y LOS ENTREGA A TIEMPO

Gracias a los numerosos viajes semanales de ida y vuelta al territorio continental estadounidense, una empresa local puede mejorar su control de inventario al comprar cantidades más pequeñas más frecuente, lo cual reduce los costos de almacenamiento, incrementa el flujo de caja y reduce los impuestos sobre la propiedad, entre otros ahorros. El calendario para estas salidas se mide en horas en lugar de días, al contrario de las empresas marítimas con bandera extranjera. Pocas jurisdicciones en el mundo, si alguna, cuentan con este nivel de servicio.

 

EXIMIENDO A PUERTO RICO DE LA LEY JONES TRAERÍA COMO CONSECUENCIA QUE SE ADJUDICARAN A INTERESES EXTRANJEROS LOS PUESTOS DE TRABAJO DE LAS COMPAÑÍAS DE TRANSPORTE ESTADOUNIDENSES Y DE PUERTO RICO

Una exención de largo plazo a la Ley Jones no es más que un ardid para reemplazar a las compañías y trabajadores estadounidenses con compañías y trabajadores extranjeros en las áreas del comercio de transporte de Puerto Rico. Esto perjudicaría a los trabajadores puertorriqueños, quienes se han dedicado ellos mismos a mantener en movimiento los cargamentos durante la recuperación de los daños causados por el huracán, y las compañías de transporte naviero estadounidenses que han invertido cientos de millones de dólares en Puerto Rico

 

COMPARAR LAS EMBARCACIONES ESTADOUNIDENSES BAJO EL MARCO DE LA LEY JONES CON LAS EMBARCACIONES BAJO BANDERAS EXTRANJERAS NO ES UNA COMPARACIÓN IGUALITARIA

La mayor parte de los países comerciales tienen leyes de cabotaje aplicadas a la aviación, la industria marítima, los ferrocarriles y los camiones. Las embarcaciones con bandera extranjera no están sujetas a las leyes fiscales, de inmigración, de seguridad y otras leyes de Estados Unidos. Las embarcaciones bajo bandera extranjera que operan en actividades comerciales nacionales estarían sometidas a las mismas leyes que las embarcaciones bajo bandera estadounidense, afectando ello drásticamente cualesquiera ahorros percibidos en materia de costos. La Oficina de Contraloría del Gobierno (GAO) encontró que: los “transportistas extranjeros que operan en los Estados Unidos podrían ser requeridos de cumplir con otras leyes y regulaciones de Estados Unidos que podrían aumentar los costos de los transportistas extranjeros y podrían afectar las tarifas que los mismos podrían cobrar.”

 

LA INDUSTRIA MARÍTIMA ESTADOUNIDENSE ESTÁ DEDICADA A PUERTO RICO

Los transportistas bajo la Ley Jones han proporcionado un servicio dedicado y regular a Puerto Rico por décadas. La flota bajo la Ley Jones que presta servicios a Puerto Rico incluye embarcaciones modernas, ecológicas y modernas, tales como el primer buque portacontenedores en el mundo alimentado con Gas Natural Licuado (GNL). La industria marítima nacional recientemente invirtió casi mil millones de dólares en la infraestructura de Puerto Rico. Como parte de estas inversiones los transportistas bajo la Ley Jones apoyan miles de puestos de trabajo en Puerto Rico. La industria marítima nacional está comprometida con la satisfacción de las necesidades de la isla, al mismo tiempo que apoya los requisitos de recuperación a largo plazo de la población y las comunidades de Puerto Rico.